La Red Natura 2000 supone una oportunidad para España de impulsar el desarrollo económico y la competitividad junto a la conservación

FacebookTwitterEmailCompartir

5 de agosto de 2015

Ante los ataques injustificados que, desde sectores muy concretos, se hace de la Red Natura 2000, las 16 fundaciones españolas que trabajan por la conservación de la biodiversidad de nuestro país, unidas en la Asociación de Fundaciones Privadas de Conservación de la Naturaleza (AFN), recuerdan que:

La creación de la Red Natura 2000 tiene como objetivo asegurar la viabilidad a largo plazo de un amplio territorio en Europa, tanto desde el punto de vista ambiental como económico. De esta forma, las actividades productivas no solamente están permitidas en estos espacios, sino que constituyen la base de un verdadero desarrollo sostenible, especialmente la agricultura.

Cerca del 40% del territorio de la Red Natura 2000 se conforma por espacios agrarios. Además, 255 especies y 57 tipos de hábitats de interés comunitario están estrechamente ligados a la agricultura. Por lo tanto, el apoyo al sector agrario es fundamental para asegurar la conservación.

El origen de los productos cultivados en Red Natura 2000 debe suponer un impulso para su comercialización diferenciada ante unos consumidores crecientemente sensibles ante la procedencia de los alimentos. Siempre asegurando y supervisando que se cumplen los estándares adecuados en la producción, el apoyo a las explotaciones ubicadas en Red Natura 2000 es esencial en términos de comercialización.  En Alemania, por ejemplo, las grandes cadenas de distribución como REWE o EDEKA ofertan ya tres tipos de productos diferenciados: los convencionales, los ecológicos y una tercera clase de productos que ayudan a conservar la biodiversidad, como puede ser el caso de aquellos provenientes de la Red Natura 2000. Otros distribuidores europeos, entre ellos españoles, están ya lanzando líneas de venta similares. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente premió recientemente a diferentes prácticas innovadoras en alimentación y sostenibilidad en el Pabellón de España de la Expo Milano, muchas de las cuales se diferenciaban precisamente por integrar beneficios sociales y ambientales.

El hecho de que España tenga una mayor superficie declarada como Red Natura 2000 es una oportunidad para impulsar el desarrollo económico sobre unas bases duraderas. Los beneficios de la Red Natura 2000 se estiman entre 200.000 y 300.000 millones de euros al año en Europa. En el caso de Escocia, por ejemplo, se ha calculado que el ratio coste/beneficio de la creación de la Red Natura 2000 en su territorio ha sido de uno a siete en un plazo de 25 años, poniendo claramente de manifiesto la rentabilidad de esta inversión en una gestión sostenible.

Invertir en Red Natura 2000 supone creación de valor añadido para las producciones agrarias o para los visitantes que llegan a un territorio. De esta forma, la Marca España tiene en la Red Natura 2000 un elemento diferenciador ante los ciudadanos nacionales y extranjeros, que puede ayudar a promocionar sus productos y sus espacios, mejorando la competitividad. La Red Natura 2000 no afecta al productor, no altera su propiedad ni le impide el acceso a la misma. Lo que ofrece es un mayor abanico de posibilidades de comercialización que un país como España no está aprovechando adecuadamente en comparación con otros países del Norte de Europa, cuando tiene la mayor biodiversidad de la Unión Europea.