El abandono de nuestro patrimonio genético ganadero (segunda parte)

FacebookTwitterEmailCompartir
Varias vacas de la raza Blanca Cacereña, en una dehesa del Parque Nacional de Monfragüe (Cáceres). Foto: Fundación Global Nature.

Varias vacas de la raza Blanca Cacereña, en una dehesa del Parque Nacional de Monfragüe (Cáceres). Foto: Fundación Global Nature.

 

por Eduardo de Miguel

Aunque España alberga todavía un gran número de razas autóctonas, prácticamente la mitad se encuentra seriamente amenazada. De las 48 razas autóctonas de ganado vacuno descritas en nuestro país, se considera oficialmente a 40 de ellas bajo la categoría de “En peligro de extinción”. En situación crítica, con menos de 150 animales de censo, se encuentran razas como la Atigrada de Salamanca, Mallorquina, Mahonesa, Murciana, Palmera, Cárdena Andaluza, Verinesa y Carriquiri. Posiblemente se hayan extinguido ya la Berciana, Pasiega, Campurriana, Lebaniega, Mantequera Leonesa, Marinera, Rubia Andaluza y Salinera.

En el caso del ganado ovino, se encuentran “En peligro de extinción” 20 razas de un total de 42, estando incluidas la Chistavina, el Merino Negro y la Palmera en situación crítica. El caprino cuenta con 3 razas en peligro de un total de 16. El porcino es la especie que cuenta con más razas autóctonas extintas, como la Alistana, Asturiana, del Valle del Baztán, Celta (en sus variedades Gallega y Santiaguesa), de Vich, Lermeño y Molinés. En situación relicta están el Mallorquín y los Chatos Murciano y de Vitoria. Sólo la raza Ibérica presenta un censo aceptable.

De los caballos españoles, con 17 razas descritas, se consideran relictas el Asturcón, Burguete, Catalán, Jaca Navarra, Losino, Mallorquín, Menorquín y Monchino, además del Aragonés como ya desaparecida, categoría en la que prácticamente están las 6 razas asnales. Tendríamos que incluir en este capítulo también a aquellas razas de perros, como el Mastín Español, el Alano y o el Carea entre otras, que han evolucionado de forma paralela a muchas de nuestras razas de vacuno y ovino y que siguen siendo fundamentales para su manejo.

Las gallinas españolas, como la Castellana Negra, Parda de León, las diferentes razas andaluzas, Extremeña Azul, Villafranquina, Pedresa, Murciana, Catalana del Prat, Vasca o Menorquina todavía se conservan gracias a la labor callada de un puñado de aficionados y técnicos. Pocos avicultores, sin embargo, han trabajado en la recuperación de las razas españolas de pavos, ocas y patos. Tampoco se ha investigado en la localización de razas ibéricas de conejo doméstico, cuando países como Francia tienen catalogadas más de 20. En España, hasta la fecha, sólo se ha considerado como tal el conejo Gigante Español en sus diferentes variedades.

Buena parte de las entidades que nos reunimos en la Asociación de Fundaciones para la Protección de la Naturaleza (AFN) trabajamos en programas de conservación de razas autóctonas como base fundamental para la conservación de hábitats y especies. Como ejemplo, la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos busca en el Pirineo la ampliación de los rebaños de la oveja Churra Tensina, fundamentales en el mantenimiento de las aves carroñeras del norte de la península Ibérica. Por su parte la Fundación Acciónatura trabaja en la consolidación de conectores ecológicos con la vaca de la Albera.

La Fundación Global Nature mantiene núcleos de conservación de oveja Merina Negra, vaca Blanca Cacereña o gallinas de raza Castellana, Castellana Codorniz, Andaluza Azul o Murciana. La marca de garantía ConSuma Naturalidad, de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, pone en valor los productos derivados de razas autóctonas provenientes de la Red Natura 2000 y que por su gestión favorecen la conservación de la biodiversidad y los ecosistemas.

Otros socios de la AFN trabajan también en la conservación de la ganadería extensiva como medio de prevenir incendios forestales y mantener una base trófica para muchas especies amenazadas, además de promover programas de cultura y ocio que pasan por el disfrute de las razas autóctonas, tanto en exhibiciones tradicionales, como siendo compañeras de turismo rural, deportes autóctonos o educación ambiental.

Autor: Eduardo de Miguel es director gerente de la Fundación Global Nature, integrada en la AFN.